lunes, 13 de septiembre de 2010

Aprendí que no se puede dar marcha atrás,
que la esencia de la vida es ir hacia adelante.
 La vida, en realidad, es una calle de sentido único.